• Opinión

    Queridos Reyes Magos…; por Mario Sánchez del Real

    Lo sé, el titular en estas fechas no es el más creativo del mundo, pero creo que hace su función, ya que me he propuesto compartir con vosotros algunos deseos para 2013 y lo que bien podría ser mi carta a los...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 8 enero 2013
  • Lo sé, el titular en estas fechas no es el más creativo del mundo, pero creo que hace su función, ya que me he propuesto compartir con vosotros algunos deseos para 2013 y lo que bien podría ser mi carta a los Reyes Magos, si existen, como las meigas.

    Queridos Reyes Magos…, si bien no me he portado tan bien como esperaba, lo intenté con frecuencia. Intenté de verdad no insultar gratuitamente a ningún político pese a que constantemente tuve razones para ello. Pero lo hice. También lo intenté y conseguí, a veces, con algún que otro cliente descarriado. En realidad me hice hasta heridas en la boca mordiéndome los labios para no hacerlo, siendo que casi siempre tuve que hacer la menos mala de las ideas que presenté, casi nunca la buena, casi nunca la buena. Ya sé que este negocio es así, pero uno no acaba de acostumbrarse del todo, y quizás no hacerlo sea lo correcto. Si injurié y blasfemé fue por salud mental, básicamente.

    Bueno, estimadas Majestades he de reconocer que algún «cagüenlaputa» sí que me salió. Sobre todo cuando de un presupuesto inicial  se acabó haciendo una cuarta parte finalmente, con las mismas horas y equipo. Aunque siempre fue de buena fe y por razones de salud, como les comentaba. Como esto seguro que tiene algún tipo de repercusión cerebral a la larga, espero que no lo tengáis en cuenta y cuente a mi favor. Porque pasa factura, y la excusa de los ajustes económicos ya huele un poco.

    Por estas y otras razones creo que estoy en disposición de pediros en carta formal, en cursiva y cuerpo 12, los siguientes deseos y regalos para este año 2013. Lo bueno del tema para sus Majestades es que no necesariamente tienen que ser cumplidas para el día 6 de enero. Les doy de plazo todo el año, aunque ni hablar de dejarlas para 2014 como los señores gobernantes. De eso nada, todo en 2013. Gracias.

    Pues al grano. Me gustaría:

    -         Que si el mundo se tiene que acabar en 2014, ya que no lo hizo en 2013, no nos den por saco durante los doce meses anteriores con los puñeteros mayas. Vaya empanada mental la de tan anciana civilización. Y la nuestra. Igual la gente que se metió en agujeros «antisenoscaelmundoencima» aún ni se han enterado de que seguimos por aquí.

    -         Si puede ser, que al llegar al visualizado mil millones quinientos mil, el jodío Gangnam style caiga electrocutado por una descarga bestiajonuclear. No hace falta que muera, de verdad que con un meneo es suficiente.

    -         Venga, si Gangnam llega a esas visualizaciones (que llegará), que se ponga el Yutube a cero, como cuando le dan la vuelta al cuentakilómetros los ‘listos’ de los coches de ocasión.

    -         Que los de la manzana no saquen un dispositivo mejor que el mío recién adquirido, antes de que ni siquiera se raye la pantalla, coño. Perdón, es por salud. Me dan ganas de pasarme a los coreanos, con Gangnam de melodía en las llamadas, solo por joder. Por cierto os dejo caer que el nuevo cacharrotableta mini ese que han sacado, es de mi interés.

    -         Que ‘La Voz’ sea ‘La Voz’, no ‘La Voz 2′, la 3, la 4…, y así hasta que contraten a Pilar Rubio. Por favor.

    -         En la misma línea sería deseable que ‘GH’ no se perpetuara como las nieves del Himalaya. Sobre todo por no tener que criogenizar a Mercedes Milá. Con todos mis respetos para tan grande y vehemente profesional.

    -         Deseo mucha suerte a Madrid para los Juegos Olímpicos, pero si Madrid 2020 no sale, que la cosa no acabe pareciéndose a ‘GH’, por bien de la imagen de todos. También nuevamente, por salud mental. Si volvemos, valientes e incautos a presentar candidatura para 2024, al menos que cuenten con la supervisión de la vehemente Mercedes. Aunque adelanto que sería un cachondeo planetario, igualmente.

    -         En lo que se refiere al gremio publicitario, os pido una de esas bolas de cristal  rellenas de ilusión como las de la Once, que andamos un poco ciegos, paseando como ‘the walking dead’ sobre los afectados por el virus mutante de la crisis que ‘freelancean’ por doquier. Demasiados muertos y zombis estamos dejando entre agencias, medios y clientes. En personas y en ideas.

    -         Quiero un robot Termomix,  para poder cocinar ideas de las buenas, pero de las digestivas, de esas sin gluten, con Omega cien, burbujeantes, sin aditivos, puro zumo exprimido, de las que puedan digerir muchos clientes sin hacerles un agujero en los intestinos, y que no nos provoquen cagaleras en las agencias.

    -         Quiero también una máquina de Nespresso, porque lo vamos a necesitar. ¿Hay Nespresso embotellado? Un pack de doce de un litro de Ristretto, que es el más cargadito, por favor.

    -         Carbón quiero también, no para mí, sino para la panda de agoreros que ven en 2013 la misma mierda que en el año anterior, en inversión, en oportunidades y en ideas. Pero del de verdad, nada de dulce, del negro, pero negro que te cagas. A ver si con este carbón se les ponen en marcha algunas máquinas cerebrales de vapor agotadas y al menos cambiamos de actitud. No creo que podamos hacer un KitKat en este año mirando a otro lado.

    -         Me gustaría para acabar, cualquier juguete que queráis regalarme, de cualquier marca. No pasa nada porque ponga anunciado en TV, pero por favor, que no venga con botón de ON y OFF, que ya no los distingo y no quiero elegir uno u otro. Solo quiero que funcione, como las campañas.

    Pues con esto creo que por este año está bien. Os dejo unos ‘gintonics’ en la ventana. Ni agua ni leches, que a las horas que venís y la cosa como está, mejor un pelotazo. Eso sí, no conduzcáis los camellos estando ebrios, que hay controles por todas partes y da mala imagen de sus Majestades. No está la monarquía ni la Casa Real para estos deslices. Ojo con la zona azul o verde y donde dejáis los camellos, que el ayuntamiento se está forrando a lo bestia, y o se los lleva la grúa o los desahucian, los muy carbones. Para los camellos dejo unos’ peanuts’, a ver si les gustan tanto como a los ‘monkeys’.

    Nada más, muchas gracias de antemano y espero que de todas las peticiones, me traigáis al menos un par de ellas. Hasta el año que viene, si los mayas, los celtas, los persas, los hititas, los aztecas, los hunos y los otros nos dejan.

    PD: Si eso…, me podéis traer aquella consola Atari, el Renault Copa Turbo de Scalextric y el monopatín Sancheski que no pudieron ser entonces, que ahora están de moda de nuevo, son trendy. Por si los teníais guardados…