• Opinión

    Si viene un chino y te ofrece comprar tu negocio…; por Jesús Muñoz

    Hace unos días, al salir de mi domicilio en Xinghua Lu, me encontré con un coche de la marca Roewe. Y me dije, ¡qué casualidad! Qué parecido con la marca (que fue española) de artículos de lujo: Loewe. Me puse...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 12 febrero 2015
  • Hace unos días, al salir de mi domicilio en Xinghua Lu, me encontré con un coche de la marca Roewe. Y me dije, ¡qué casualidad! Qué parecido con la marca (que fue española) de artículos de lujo: Loewe.

    Roewe

    Me puse a buscar y la historia de Roewe es magnífica. La marca es propiedad de la empresa china de Shanghai SAIC Motor. Esta empresa es propietaria en China de las marcas MG y Roewe y tiene la representación de otras pertenecientes a Volkswagen y General Motors. La compañía quiso comprar la marca Rover a BMW, que era el entonces propietario. La cosa salió mal y BMW se lo vendió a Ford a través de Tata Motors.

    Y aquí viene la habilidad del marketing chino, que si no puede comprar una marca, se inventa otra muy parecida y la lanza a competir en el mercado con la que no ha podido adquirir. Por cierto, el proceso de creación de la marca Roewe es muy interesante. Rover en chino se compone de dos caracteres: cuya pronunciación se asemeja a róng wēi, cuya traducción sería poder glorioso. Y esta expresión es muy valiosa en China desde un punto de vista publicitario. De todos es conocido que los chinos no pronuncian bien la R, y en todas las caricaturas que hacemos de ellos, las Rs las cambiamos por Ls. Y es que esa caricatura corresponde a la realidad.

    Por ese motivo, róng wēi se pronuncia parecido a long wei, lo cual se aproxima a la palabra alemana lowe (león) y a la pronunciación china de Loewe (marca española de lujo y alemana de electrónica de consumo). Lo cual a los chinos les ha parecido muy bien.

    Y han diseñado un logotipo bastante bonito y no demasiado alejado del de Rover, como podéis ver en la foto comparativa. Pensaréis que solo les ha faltado qué hacer con la tecnología. Pues eso fue más fácil, porque cuando MG Rover cayó en bancarrota el año 2005, SAIC Motor hizo una oferta por la tecnología de dos modelos de Rover y se la quedó. Y contrataron a una firma inglesa especialista en ingeniera del automóvil (Ricardo) quien les asistió en el desarrollo del modelo Roewe 750, construido en China. De tal modo que uno de los modelos estrella de Roewe se manufacturó con tecnología del Rover 75.

    Roewe logos

    Y fue lanzado al mercado en octubre del año 2006, iniciando así una exitosa carrera de la marca en China. Posteriormente adquirieron también Ricardo, que pasó a llamarse SAIC Motor UK Technical Centre, aportando a la empresa china doscientos ingenieros británicos, antiguos empleados de Rover.

    Actualmente, la marca está posicionada en el sector de lujo y el año pasado vendieron algo más de 155.000 vehículos. Del que la estrella es el Roewe 950.

    Mi conclusión es que si un día viene un chino y te propone comprarte el negocio, empieza por negociar fuerte para vender la primera parte y luego ya irás vendiendo según te vayan aumentando el valor de la empresa, que seguro que lo harán. Pero no reniegues, porque puede ser mucho peor.

    MO YE SÚ