• Editorial | Otras noticias

    Editorial: La maldición de la Bolsa

    Está de moda hablar de un nuevo capitalismo, de refundar el capitalismo, de reformarlo y de otros conceptos semejantes. Pero, como ocurre cuando un político de la oposición exige al gobierno “soluciones...

  • Está de moda hablar de un nuevo capitalismo, de refundar el capitalismo, de reformarlo y de otros conceptos semejantes. Pero, como ocurre cuando un político de la oposición exige al gobierno “soluciones imaginativas” ante una situación de crisis, rarísima vez quien habla aporta un ejemplo o una idea en ese sentido. Y entre esas aportaciones que se echan en falta está sin duda una: la de ideas para limitar la voracidad de los grandes accionistas de las empresas cotizadas en bolsa. Hace unas semanas, Sir Martin Sorrell se quejaba amargamente de esta voracidad. Alguno sonreirá al leer esto porque el señor Sorrell, fundador de WPP, fue quien comenzó en los Ochenta la escalada por la cual todas las grandes agencias acabaron dentro de algún gran grupo cotizado en bolsa. Si no nos falla la memoria, la última que cayó fue Grey a mediados de los Noventa. Desde entonces la publicidad nunca volvió a ser la misma. Un negocio fundamentado en el medio plazo, el mínimo necesario para fijar percepciones y fidelidad en los clientes, pasó a gestionarse a través de la mecánica infernal de beneficios trimestrales y planes trienales. Las consecuencias son conocidas por todos y no hay directivo de agencia que, en petit comité, no se muestre hastiado de […]

      • Autor
      • Redacción

Artículos relacionados