• Opinión

    Carta a la reina Letizia: ¿quién quiere una reina sin ‘blog’?; por Reyes Ferrer

    Querida reina Letizia: Bienvenida al mundo de la comunicación comercial. El destino  ha querido que seas uno de los iconos de España y entre tus responsabilidades recae también la de estar a la altura de tu...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 16 julio 2014
  • Querida reina Letizia:

    Bienvenida al mundo de la comunicación comercial. El destino  ha querido que seas uno de los iconos de España y entre tus responsabilidades recae también la de estar a la altura de tu generación. Una generación en la que las mujeres ganan por goleada, ya plenamente incorporadas en todas las profesiones, incluso en la tuya, ya que las monarquías están sembradas de plebeyas consortes. Espero que seas una mala madre, aunque no te he visto nunca como princesa retuiteando alguno de los interesantísimos posts del blog www.malasmadres.com. Y que te sueltes un poquito la melena ¿Para qué quieres ser perfecta? Te vamos a criticar igual. Un divorcio, un aborto, un fracaso pueden hacer a las royals más auténticas y más autorizadas. Tengo un amigo brandólogo (Don Guillem Recolons, socio fundador de Soymimarca) que después de proclamado el rey Don Felipe VI puso en cuestión su marca personal poniendo el foco en el mensaje y en su público. Tú, reina Letizia, ¿qué marca tienes? Prometías mucho cuando eras plebeya pero como reina, si no espabilas, vas a defraudar… ¿Quién ha dicho cómo tiene que ser una reina del siglo XXI? Tú eres la primera reina española de sangre roja y universidad pública. ¡Demuéstralo! ¿A qué estás esperando para compartir? No te equivoques de siglo y comunica, que ya estás tardando. Lo que vemos no vende un colín. Se educa con el ejemplo. El tuyo tenía todas las variables necesarias para que tus niñas conocieran de primera mano todas las oportunidades de un mundo transversal. Y lo que vemos por la tele no es ni carne ni pescado. ¿De qué vas reina Letizia, con Z? Espero que la década que llevas codeándote con la flor y la nata de la sociedad haya servido para algo más que estirar tu piel y retocar tus atributos físicos en busca de ideales de belleza a los que muchas aspiramos. La estética no está reñida con la ética, más bien lo contrario.

    Ahora ya puedes diferenciarte bastante más. Empieza quitándote lo de consorte para que tus hijas tengan como referencia una madre profesional. En la España de la constitución del 78 una reina no puede mandar, pero sí influir. Esa constitución no va a durar mucho pero pasará a la historia, como tú. Aprovecha para que tu huella te distancie de Sissi emperatriz. La talla no es solo la de la ropa. Hoy conciliamos todas cuando nos dejan. Tú también. Socializa y comparte tu vida en Facebook ¿Qué tiene de malo? ¿Por qué no tienes Twitter oficial?

    El discurso del rey no desató pasiones ni en él. Dicen los que piensan en positivo que fue un manual de estilo. ¿Pero de qué estilo? En el siglo XXI el estilo que triunfa es el directo y no los eufemismos ¿Cómo vas a sorprendernos? Tendrás que contarlo todo ¿Quién quiere una reina sin blog?

    De momento, Doña Letizia, mi reina es Elisa Zaragoza, joven empresaria que comparte su tiempo entre su propio negocio, su familia, sus amigos y una ONG, Publicitarios Implicados, donde lleva varios años ocupándose de rentabilización los recursos ejerciendo como subdirectora. Elisa es elegante, viste con estilo, es guapa y más joven que tú. Trabaja lo próximo y está contentísima de compartir todo lo que ha aprendido a diario con sus clientes. Elisa es soberana, habla con autoridad, práctica la escucha activa desde el ejercicio libre de una profesión que como la corona ha de ir de humilde por la vida. Copia de Elisa con S, reina de España. Lo que toca es hacer saber, no figurar. Cuando te vea con una camiseta de la ELA existe, o en El Sol o El Chupete, te daré crédito, hasta entonces solo me queda decirte que llevar a la familia vestida de primera comunión para ser proclamada real no es suficiente.