• Opinión

    Loewe y eweol

    LOEWE GOLD COLLECTION 2012 http://www.youtube.com/watch?v=UUWFWJ9fRoo ESTO NO ES UN ANUNCIO DE LOEWE: http://www.youtube.com/watch?v=hiobe3ijVSo&feature=share  Si hay una marca española que se haya hecho un...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 2 abril 2012
  • LOEWE GOLD COLLECTION 2012

    http://www.youtube.com/watch?v=UUWFWJ9fRoo

    ESTO NO ES UN ANUNCIO DE LOEWE:

    http://www.youtube.com/watch?v=hiobe3ijVSo&feature=share

     Si hay una marca española que se haya hecho un lugar visible en el mundo internacional del lujo y de la moda es Loewe. La filosofía de esta marca, expresada, durante mucho tiempo por el último de la familia, Enrique Loewe, hoy retirado, ha sido ejemplar.

    Un anuncio reciente en internet para promocionar los bolsos de Loewe ha creado una rápida ola de contestación en las redes sociales, que saltó a su vez a otros medios de comunicación, produciendo un aluvión de menciones y artículos. Asuntos como: indignados vs. niñatos, crisis vs. vacío existencial, inteligencia vs. tontería, auténtico vs. falso, valores vs. pose, etcétera, protagonizaron el rifirrafe, encendieron el circo mediático y animaron a crear parodias. La consigna del momento por parte de muchas marcas: viralidad a toda costa ya tiene, de nuevo, servida la polémica.

    Muchos jóvenes se mostraron agredidos en Twitter y Facebook por el modelo generacional que les venía propuesto por Loewe a través del mosaico de intervenciones de una nueva ola de beautiful people, hijos de artistas e intelectuales, ricos por casa o en los principios de sus carreras creativas, que conformaban un discurso desasosegante, con cola made in Spain.

    A los autores de esta réplica top manta, el anuncio también les ha sacudido. Les ha empujado a explorar un juego de contrarios, uno de los varios posibles. Han querido confrontar esa representación generacional que ofrece Loewe con otra muy diferente, casi coetánea, paradójicamente en contacto. Dar testimonio de la otra cara de la moneda. Y dejar en el aire más preguntas que respuestas.

    Los laboratorios del lujo están muy lejos de sus fábricas. En los países pobres los del lugar producen el lujo y también su falsificación. Luego, la emigración ilegal coloca como puede en la metrópoli, las imitaciones. La extrema pobreza vende al paseante la ilusión de la marca, el falso lujo, de forma ilegal y furtiva; en las mismas calles en que abren los establecimientos más exclusivos, pero a deshora. Así, el lujo participa del círculo de la explotación al principio y al final.Si no vendes la imitación de Loewe o de Prada hoy mismo, puedes quedarte sin cenar… o cenar entre rejas.

    Enrique González

    Publicitario y estudioso de la Comunicación