• Opinión

    Quiero ser Maria Popova

    Antonio Pacheco Lo bueno que tienen, en general, mis propósitos para el año nuevo es que no son los típicos de toda la vida en los que te pones a ello y el día 10 te has atizado una serie de palmeras de...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 17 enero 2012
  • Antonio Pacheco

    Lo bueno que tienen, en general, mis propósitos para el año nuevo es que no son los típicos de toda la vida en los que te pones a ello y el día 10 te has atizado una serie de palmeras de chocolate y se acabó la fiesta. No. Los míos son inalcanzables desde el día 1. Así me evito la frustración que supone el concepto «no, si he empezao bien, lo que pasa es que…». En ese «lo que pasa es que…» es donde vivimos la mayor parte de nuestra vida.

    Este año, por ejemplo, me he propuesto ser Maria Popova. No se alarmen ustedes, queridas y numerosas fans femeninas, mi masculinidad sigue a un nivel tan loser como de costumbre pero no he pensado pasarme a jugar otras ligas. Es más lo que hace el personaje, que el personaje en sí.

    Maria Popova es la creadora del blog Brain Pickings y según su bio de Twitter (@brainpicker): «Interestingness curator and semi-secret geek obsessed with combinatorial creativity«. Básicamente, es lo que se llama una content curator de altísimo nivel. Nueve de cada diez tweets que escribe me llevan a un link donde accedo a algo maravilloso y absolutamente desconocido para mí. Links que me hacen ser feliz por un ratito. Tweets que quiero retuitear para que los demás disfruten como yo disfruto.

    Un punto muy interesante que justifica la figura del content curator de inspiración creativa se encuentra en la definición que ella misma da en su blog de lo que hace: «la creatividad, después de todo, es una fuerza combinatoria. Es la habilidad que tenemos al acceder a nuestro catálogo mental de fuentes (ideas, insights, conocimiento, inspiración) que hemos acumulado durante muchos años solo por estar presentes, vivos y despiertos al mundo, y combinarlas en nuevas y extraordinarias formas». Más allá de la vieja dialéctica del dónde acaba la inspiración y comienza el plagio, es cierto que hasta las ideas que consideramos más únicas y originales surgen de una combinación de experiencias pre-existentes en nuestras mentes. Y los content curators, aunque no sea su objetivo final, nos proveen de contenidos que pueden disparar la generación de nuevos contenidos, incluso de mayor valor.

    La figura del content curator tiene pinta de que va ser un fenómeno similar en términos de popularidad al boom que se produjo con los community managers. Y tiene sentido. Según los expertos del tema (Rohit Bhargava, creador del Manifesto for the content curator) en un futuro muy cercano, el contenido de la web se DUPLICARÁ cada 72 horas. Entonces, lógicamente, no podremos fiarnos de un algoritmo que nos localice la información que estamos buscando. Necesitaremos a alguien que se ocupe, no de crear contenido, sino de escoger el contenido más relevante para nosotros. Cuanta más información, cuanto más ruido, más relevante se hará esta figura.

    Es cierto que, en estos momentos, muchos community managers actúan como content curators. Pero creo que se acabarán separando estas actividades y los community managers se dedicarán más a la estrategia de cómo deben estar presentes las marcas en la web y el elegir lo que es importante para transmitir el posicionamiento de la marca, lo harán los content curators.

    De por vida

    Si una marca consigue despertar en mí las sensaciones que me provocan los contenidos que me elige Maria Popova, pueden ustedes estar seguros de que me haré fan de por vida. Por supuesto, como pasa cuando creamos contenidos, campañas, etcétera, no me valdrá cualquier contenido. Sólo le haré caso a lo que sobresalga dentro del ruido y conecte conmigo en algún nivel.

    Ya me gustaría a mí tener el talento que tiene Maria Popova y su capacidad para encontrar genialidades que pasan totalmente desapercibidas dentro de ese follón que es la web. Y lo que sería acojonante es que me pudiera ganar la vida con ello. Y, de paso, cumplir por primera vez mi propósito añonuevístico. Ofertas aquí:

    pacheco@anuncios.com