• Más Anuncios

    La historia de un ‘escape room’ infranqueable

    Pixel and Pixel ha colaborado en la campaña que Unicef lanzó con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil

    • Redacción 15 junio 2018

  • Accede a la campaña

    El pasado 12 de junio se celebró el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, una jornada que, de nuevo, fue aprovechada por Unicef para hacer a hacer visible la situación de 73 millones de niños en el mundo, que se ven obligados a realizar algún tipo de trabajo peligroso o en el que son explotados.

    Unicef Comité Español, en colaboración con la agencia creativa digital Pixel and Pixel han creado la campaña de concienciación The Unescape Room, que da visibilidad a la situación mediante la reproducción de las condiciones laborales a las que se enfrentan millones de niños a diario en todo el mundo.

    Para evidenciar la situación extrema de muchos niños, la agencia digital madrileña ha desarrollado un nuevo concepto de escape room, ambientado en una mina de oro de África subsahariana, en las instalaciones de Vigo de Eskapark, uno de los centros pioneros en España en este tipo de actividad lúdica.

    Agencia y anunciante invitaron a un grupo de jugadores expertos, sin ningún conocimiento de lo que se iban a encontrar, para que vivieran de primera mano la experiencia del día a día del trabajo en una mina, llevándolos al extremo para conseguir las reacciones más humanas y reveladoras para el proyecto.

    El esfuerzo físico de la experiencia es muy superior al mental, al contrario que ocurre con los escape room tradicionales. Entre otras tareas, los participantes tienen que picar un túnel, cargar sacos, cribar y hacer todo lo necesario para conseguir oro y satisfacer así las demandas de su capataz, una persona sin escrúpulos que está constantemente exigiéndoles más y más, haciéndoles entrar en un bucle de trabajo y esfuerzo sin fin.

    Para dotar de un mayor realismo al espacio, se recrearon asimismo las condiciones propias de una mina: calor, olor a azufre, ruido ensordecedor, etcétera. Y, por último y no menos importante, se incluyó la característica en la que Unicef Comité Español y Pixel and Pixel quieren poner el foco: de The Unescape Room no se puede escapar.

    Cansancio y quejas, que se convirtieron en hartazgo, agotamiento, frustración y en prácticamente una revolución abierta contra la extremidad de la experiencia. El final de la experiencia revela el porqué de este nuevo concepto de escape room poniendo de manifiesto el problema del trabajo infantil en los propios participantes.

    Para dar una extensión digital a esta iniciativa, la campaña cuenta con una web: www.unescaperoom.es. La amplificación en redes sociales del trabajo gira en torno al hashtag #TheUnescapeRoom.

    Noticia relacionada:

      • Autor
      • Redacción