• Otras noticias

    Creativos en serie

    Profesionales de agencias creativas de distintas agencias nos hacen sus recomendaciones sobre ficción televisiva

    • Redacción 23 agosto 2021
  • Llega el momento de desconectar. Pero no solo viajando o disfrutando del sol. También del sofá, del descanso y de un buen maratón de series. Creativos de cinco agencias nos hacen sus recomendaciones y nos plantean, entre todos, una atractiva oferta de ficción, reciente o ya verdaderos clásicos, de diferentes plataformas televisivas. Vayan preparando sus palomitas.

    Alberto García, redactor senior de China

    Trollhunters: Cuentos de Arcadia (Netflix)
    Podrías pensar que es una serie para niños, y no podrías equivocarte más. Aquí encontrarás unos personajes que no paran de evolucionar y una trama que avanza sin caer en fórmulas baratas ni lugares comunes. Como todas las buenas producciones de animación, cada temporada se despliega en una infinidad de capas donde cada persona encontrará el mensaje que necesita.
    Normal: es Guillermo del Toro.

    The Expanse (Amazon Prime)
    Aún sigo sorprendido de que esta serie, a la que le falta solo una temporada para acabar, no haya dado el salto al gran público. Es ciencia ficción de la buena. Comienza con dos tramas que suenan a tópico pero que van creciendo como la espuma creando arcos argumentales con un recorrido asombroso en los que se mezclan fenómenos físicos como la gravedad cero o la inercia con una Guerra Fría entre Marte y La Tierra. Además, también hay movimientos nacionalistas. Nos suena, ¿verdad?
    Solo tiene una pega: le cuesta arrancar. Por favor, dale el tiempo que se merece.

    Mare Of Easttown (HBO)
    En la era de las series, a veces cuesta distinguir la paja del grano. No es el caso de Mare of Easttown. Desde el primer minuto sabes que estás ante algo realmente bueno. Es una serie sobria, sencilla y hecha con cariño. Quizá la trama recuerde a algo conocido, pero de alguna manera, consiguen que casi todo parezca nuevo. Kate Winslet se echa la serie sobre sus hombros y los giros de guion te dejan clavado en el sofá, aunque quizá por eso son giros de guion.

    Sébastien Rouvière, ‘associate creative director’ de David

    Succession
    Si no la habéis visto, verla. Si ya la habéis visto, volver a verla. Es una clase magistral sobre el poder de las palabras y de los diálogos. En un mundo donde los sentimientos y sinceridad son una muestra de debilidad, los personajes usan jerga, sarcasmo y mentiras como armas para protegerse de sus propios familiares.

    Exit
    Basada en el testimonio real de cuatro inversores noruegos de enorme éxito, esta serie muestra como cuatro amigos exorbitantemente ricos buscan escapar de la rutina sin importar las consecuencias dramáticas de su narcisismo en su entorno.

    It’s always sunny in Philadelphia
    Suelen describirla como “Seinfeld on crack” y la verdad es que es bastante bien resumido. También se podría comparar con Friends, si Friends tratará de un grupo de amigos alcohólicos, mentalmente inestables y con tendencias autodestructivas que, casualmente es dueño de un bar en quiebra.

    Yeray Zerpa, ‘head of art’ y director creativo de Kitchen

    The Leftovers
    Personalmente, me parece una de las mejores series de los últimos tiempos, aunque no haya sido tan popular como otras. The Leftovers tiene un inicio aplastante con una premisa muy sencilla. El 2% de la población mundial ha desaparecido. Este argumento, que podía haberse tratado de una forma más efectista y superficial, está construido de principio a fin con un gusto y una profundidad acojonantes. El drama no es por los que se han ido, sino por los que se quedan. Tres temporadas de personajes complejos maravillosamente interpretados (Justin Theroux, Carrie Coon y Ann Dowd entre otros muchos), un guion valiente que juega con el realismo fantástico para contar las historias de sus protagonistas y que mantiene la tensión capítulo a capítulo, una fotografía espectacular y una banda sonora espectacular que te mejora todas y cada una de las escenas.
    Una obra maestra.

    Halt & Catch Fire
    Todavía no entiendo cómo este éxito rotundo de crítica a día de hoy es tan poco conocido. Ambientada en los 80, esta serie trata sobre los inicios de los ordenadores personales y el desarrollo de internet y, para mi gusto, es la heredera de Mad Men en AMC. Unos personajes que empiezan siendo muy prototípicos pero que van evolucionando a lo largo de los capítulos, un guion que combina perfectamente las historias personales con la trama central y acompañándolo todo, una banda sonora ochentera muy potente.
    En mi opinión una de las series más completas de los últimos años.

    Battlestar Galactica (2004)
    Pensando en algo de ciencia ficción, estaba a punto de escribir sobre Rick y Morty (que me vuelve loco y está más de moda) pero al final he preferido recomendar algo de principios de la época dorada de las series.
    Esta serie en términos objetivos es indefendible, casi de serie B. Ni tiene unas grandes interpretaciones, ni una realización muy cuidada, está llena de fallos de forma, pero no me preguntéis por qué, es una de esas series que enganchan, te ponen los pelos de punta y te hacen recomendarla (como es el caso) a todos los que se dejan. Es una serie clásica de ciencia ficción, que dentro de una aventura espacial llena de acción trata de temas filosóficos o políticos sin apenas efectos especiales y de una forma casi teatral y que pese a todos sus altibajos termina de forma magistral dejándote un nudo en la garganta.

    Guillermo Fernández, supervisor creativo de Ogilvy

    Mr.Robot
    Una trama sobre hacktivismo muy bien documentada y asesorada desde el punto técnico y llena de eastereggs. Sam Esmail, creador y guionista, inundó de referencias los capítulos de las 4 temporadas que dura la serie. La trama, la dirección, los diálogos… Todo la convierten en una serie imperdible. De mis favoritas.
    PS: Si en algún momento se os hace cuesta arriba, puede pasar en los primeros capítulos de la segunda temporada, HODL. Luego todo tiene sentido.

    Fleabag
    Se ve rápido, 20 minutos por capítulo y una cuarta pared que la protagonista va rompiendo para compartir con nosotros sus pensamientos. Humor y buenos guiones en 2 temporadas.
    Nada mejor en verano que un poco de fresquito, sobre todo con las temperaturas de estos días.

    Fargo
    Es prácticamente un clásico. Adaptación de la peli de los Coen. Aunque tiene 4 temporadas (por el momento), en mi opinión la primera es la buena. Comedia negra con buenas interpretaciones.

    Years and Years, Misfits, 1ª temporada de Westworld, The night of, The Boys, Better call Saul, Maniac, Twin Peaks, House of cards, Love, Death and Robots… No podía soltar solo esas tres.

    Arturo López, director creativo ejecutivo de Publicis España

    Para empezar, gracias Anuncios por dejarme jugar durante unos minutos a ser Carlos Boyero, aunque visto lo escrito, me ha salido más una crónica de El Comidista, con un primero, un segundo y un postre.

    El primero. Recomiendo Sky rojo. Me aburren soberanamente los anuncios alargados artificialmente tanto como las series con interminables capítulos de 60 minutos. Gracias Alex Piña. Aquí todo es brevedad. 26 minutos extremos y épicos por sesión. El montaje, trepidante. La acción, disparatada. La dirección de arte, hipnótica. Los actores, muy creíbles, repugnantes unos, magnéticos otros. Los escenarios, espectaculares. Los diálogos, contundentes.
    Tarantino ha dicho de la serie que era el kill bill de la España insular. O ¿fue Torrente?
    Da igual, Marcial Lafuente Estefanía estaría orgulloso de ella.

    El segundo. Sexo/vida. En publicidad lo llamamos pomposamente aspiracionalidad. En la vida real se llama frustración. Así son las 8 horas de áticos y mansiones que no tenemos. De fiestas a las que no asistimos. Y de 30 cm de encanto que ni imaginamos. Quiere ser profunda, dar un mensaje universal y termina por hacer buenas a las series turcas. Lo mejor sin duda, el título. Un gancho irresistible para esa vieja al visillo que todos llevamos dentro.

    El postre. Recomiendo La remesa mala. Porque si hablamos de guerras de sexos, qué mejor que subir el nivel y hablar de guerras en el espacio. Un spoiler. Si presentas todavía tus ideas a los clientes con animatics, no la veas. O no lo volverás a hacer. Técnicamente es impecable. Es dinámica en su narrativa y consigue hacerte olvidar en minutos que es una serie de animación. Lo mejor, me recuerda a ese maravilloso western galáctico que es The Mandalorian. Lo peor, me recuerda demasiado a The Mandalorian.

    Emilio Holguin, director creativo en Lola Barcelona

    Lo bueno que tiene recomendar cosas, en este caso series, es que la gente lo asocia a ti, como si las hubieras hecho tú. Si gusta, madre mía qué listo este tipo, qué gusto. Si no gusta tampoco pasa nada. Lo mismo ocurre cuando sientes que entiendes una serie que requiere inteligencia, que cuando la acabas vas por la vida creyéndote alguien, aunque seas un gusano (otro más). Quizá el lugar común para que nos interese una serie, es que sea capaz de hacernos sentir algo, y eso, después de estar sobreestimulados como estamos, es algo realmente difícil.

    Succesion es una serie que me costó entender si estaba viendo un drama, una comedia, un thriller o todo a la vez. Está escrita a una velocidad y con una inteligencia que nunca había visto. Un cabeza de familia podrido de dinero se plantea dejar la empresa en manos de sus incapaces hijos. Inverosímil y para verano.

    We are who we are de Luca Guadagino es de las series que más me han movido. Una militar (Chloë Sevigny) es destinada con su mujer y su hijo a la base americana en Veneto, Italia. El hijo hace allí un grupo de amigos y no cuento más. Ojalá borrarme el cerebro y verla otra vez.

    I may destroy you es una serie escrita por Michaela Coel (también la protagoniza) que narra cómo es objeto de una agresión sexual y como lo afronta desde la ironía, el cinismo y la inteligencia. Un manual de supervivencia gigante y de aprendizaje constante para todos. Me arrasó.

    Bonus track: DEVS es una serie de Alex Garland, el director de EX-Machina, en la que se cuestiona la existencia del ser humano a través de una start-up en Palo Alto que posee el ordenador cuántico más potente del mundo. Me atrapó fuerte.

      • Autor
      • Redacción

Artículos relacionados